Catalítica o no-catalítica detalles de cada una

Catalítica o no-catalítica detalles de cada una

Catalítica o no-catalítica detalles de cada una

Debate: Vermont Castings estufa catalítica comparada con estufa no-catalítica

Me preguntaba si usted podría compartir su opinión sobre la estufa Vermont Castings “Defiant Catalytic” en comparación con una no catalítica.

Tuvimos que sustituir el catalizador dos años después de la instalación, y ahora debemos reemplazar varias piezas internas quemadas que no están cubiertas por la garantía. También hemos tenido problemas desde el primer día para controlar el fuego. Nos dijeron que esta estufa es tecnología de vanguardia. Realmente me gusta cómo el hierro fundido se ve con el acabado de porcelana, pero francamente, no nos gusta el catalizador. Nos damos cuenta de que todas las estufas en sus páginas web son no catalíticas. ¿No es necesario el catalizador para reducir las emisiones?

 

Respuesta: Cómo se desarrollaron las estufas catalíticas

Las regulaciones en muchos países limitan la cantidad de partículas, medidas en gramos por hora, que puede ser emitidas por una estufa de leña. No dicen a los fabricantes qué método utilizar para alcanzar este nivel. Certificados como EPA, EN13240, 15aB-VG, DIN +, I.BlmschV Stufe 1/2, Nordic Swan y Flamme Verte indican diferentes parámetros de eficiencia y emisión. La incorporación de un catalizador es la única manera de limpiar la salida de la chimenea, y está lejos de ser el más popular.

 

 

La historia de la estufa de leña catalítica

La historia de la estufa de leña catalítica comienza hace más de dos décadas, cuando sólo un puñado de lugares habían aprobado una normativa de emisiones de los gases de leña. En ese momento, los fabricantes que querían vender estufas de leña en regiones reguladas encontraron que simplemente incorporando un catalizador en los modelos existentes era una manera relativamente barata de limpiar el tiro. (Su “Defiant Catalytic”, por ejemplo, es básicamente la misma estufa que el antiguo modelo Defiant de VC, pero con un catalizador añadido). Este enfoque de producir varios modelos, para vender en lugares regulados, no resultó funcionar tan bien en el campo de batalla como los modelos de altas emisiones de otros fabricantes de estufas de leña que continuaron vendiendo en otros mercados mucho más grandes, no regulados.

En los años 80, hemos tenido unas pocas estufas catalíticas, pero se pararon casi de inmediato debido a la retroalimentación negativa de los clientes (la necesidad de “cuidar” la estufa hasta llegar a la temperatura de arranque catalítica antes de activar el catalizador, la falta de control de el fuego, la necesidad frecuente de reparar o reemplazar el catalizador, etc.). En general, estas quejas no fueron resueltas por los fabricantes, presumiblemente porque:

  1. Las soluciones no se presentaron fácilmente
  2. El número de estufas catalíticas vendidas en ese momento era relativamente pequeño.

Certificados de prueba de emisiones

Cuando los certificados aumentaron el nivel y se anunciaron la intención de prohibir los modelos de emisiones elevadas, muchos fabricantes (Vermont Castings entre ellos) quedaron con sólo sus modelos catalíticos de “band-aid” para vender; Repentinamente, las estufas de leña equipadas catalíticamente se vendían en gran número en todo el país, y las quejas de los consumidores se multiplicaron proporcionalmente, mientras que Pacific Energy continuó innovando y diseñando su estufa de leña Alderlea.

Uno por uno, los fabricantes se cansaron de la insatisfacción del cliente, de reparaciones caras de la garantía y del mal funcionamiento asociado a sus modelos catalíticos, y comenzaron a rechazar la tecnología catalítica propensa a propósitos de una tecnología alternativa, no catalítica, de quemado limpio que había sido desarrollado en otros países, donde las emisiones de estufas de leña ya habían sido un tema candente durante más de quince años en países como Canadá, Dinamarca, Austria, Nueva Zelanda, Australia. Con algunas mejoras de diseño, la tecnología se desarrolló para cumplir con los estándares más estrictos, y se aplicó fácilmente a las estufas de leña con la incorporación de placas de acero, donde sólo unos pocos cambios en la línea de montaje fueron necesarios para convertir de tecnología catalítica a la no catalítica.

Estufas de hierro fundido

No es así con las estufas de hierro fundido como su Defiant, u otras estufas de hierro fundido como Jotul o Dovre. Los fabricantes de las estufas con placas de acero podrían fabricar un prototipo en algunas horas, después probar, modificar, soldar y re-testearlo según lo necesario hasta que se cumplirían los estándares. Los fabricantes de estufas de hierro fundido estaban enfrentados con un proceso tedioso y costoso que implicaba ingeniería de diseño y de funcionalidad ya que todas las piezas preliminares tendrían que ser moldeadas en moldes a medida, una a una, antes del ensamblaje y de la prueba. Por lo tanto, los fabricantes de estufas de hierro fundido tendían a quedarse atrás del resto de la industria en la adaptación de sus modelos a la nueva tecnología no catalítica. Mientras tanto, el diseño no catalítico básico fue sometido a mejoras adicionales, y otros diseños de combustiones secundarias se desarrollaron hasta que la tecnología no catalítica se convirtió en el estándar en el mercado.

Vermont Castings lleva varios años participando activamente en el proceso de agregar uno a uno modelos no catalíticos a su línea de productos, comenzando con sus modelos más pequeños (el diseño no catalítico es más fácil de implementar en cocinas más pequeñas). Mientras tanto, la tecnología catalítica también ha seguido mejorando. El re-posicionamiento del catalizador con respecto a la trayectoria de la llama resuelve el problema de choque de llama, que anteriormente había acortado la vida útil de los catalizadores en diseños anteriores. Los cambios tanto en el material utilizado como en el propio catalizador han dado como resultado una vida útil más larga y un rendimiento más consistente. Re-diseñando de los puntos de acceso y los soportes de sujeción del catalizador han hecho que la limpieza y el reemplazo del elemento sea una tarea menos laboriosa. La educación del consumidor ha sido quizás el factor más importante: los propietarios de las estufas catalíticas de hoy parecen estar mejor informados sobre lo que no se puede quemar y, en general, conocen mejor el cuidado y el mantenimiento del catalizador en sí mismo (como mantenerlo limpio y reemplazarlo cuando sea necesario).

Pacific Energy Alderlea estufa no catalítica

Pediste nuestra opinión, así que aquí tienes: si los problemas que describes se han convertido en algo más que una molestia, la mejor solución que podemos llegar a darte es de cambiar tu Defiant por una estufa no catalítica . Todas las nuevas estufas de leña vendidas deben llevar a cabo una cierta clase de certificados a diferencia de las estufas fabricadas por uno mismo, así que cualquier estufa que compres será un diseño con bajas emisiones, tenga catalizador o no. Pacific Energy, Lotus y TermaTech han vendido estufas de leña no catalíticas desde hace más de 20 años. Pacific Energy se aproxima a los 40 años y en nuestra experiencia, la tecnología no catalítica ha demostrado ser efectiva, confiable y fácil de operar. Puesto que mencionas que realmente te gusta el aspecto de tu Defiant, podrías considerar un Alderlea T5 con el acabado de porcelana o un Alderlea T6 de Pacific Energy con la tecnología de quemado extendido EBT2 que combina diseño interior moderno y un exterior tradicional de hierro fundido, y como podrías haber adivinado, no es catalítica.